postheadericon David Galván se reivindica a lo grande

f620x0-97207 97225 15

EMILIO TRIGO Fuente: CULTORO:COM

Una interesante corrida de Albarreal permitió una importante tarde en el Coso de Las Palomas. Los toros de la familia García Palacios sacaron virtudes con una alta toreabilidad, menos los lidiados en los dos primeros lugares. La terna ofreció en Algeciras faenas muy personales para el regusto de la afición. Morante destapó el tarro ante el cuarto; Cayetano cortó una conjuntando su dinastía torera; y David Galván reafirmó todo su inmenso potencial. Una jornada de las sirven para reivindicar y para recuperar a una Feria y a una Plaza.

La recuperación de Algeciras, al margen de una buena labor empresarial como la que viene realizando José Mª Garzón, también pasa por tener un torero identificativo de la zona. Ese diestro a día de hoy, es David Galván que está llamado a ser una figura del toreo a modo que la suerte le acompañe. Un factor que hasta ahora ha tenido muy a la contra en líneas generales. Un matador de toros joven, pero muy castigado en momentos claves de su ascendente carrera. En la tarde del sábado, David Galván se ha desprendido de esa contrariedad y se ha convertido con su rotundo triunfo, en el nuevo mesías del campo de Gibratal para la afición de toda la comarca. Así pues, el diestro gaditano estuvo importante ante el buen tercero de la jornada. Un toro muy torero de hechuras y de calidad al que Galván exprimió y exigió con una muleta muy mandona. David recibió al tercero con una ajustadísima portagayola y un excelso veroniquear. Tras una buena vara donde metió riñones el Albarreal, David le enjaretó un precioso quite por chicuelinas. Todo estaba muy a favor con un toro embistiendo y torero muy metido, reivindicándose en cada compás. A este, le sopló un par de cambios por la espalda de quitar el hipo -pases de las flores- firmando un inicio muy torero y plástico. El 'cañaílla' le abrió los caminos y le puso la panza del trapo muy de verdad por ambos pitones. A diestras ligazón y compostura, y a izquierdas, al natural, le cuajó varias series muy profundas. Un torero roto, jugándose los muslos en los desplantes y la barriga en cada precioso embroque. Todo ante un toro que se movió a media altura pero que terminó afligido a la capacidad de David. El triunfo era grande pero la espada se lo quitó por pinchar. Oreja.

Pero en el sexto no se le escapó. El cierraplaza fue un toro que sacó fondo y transmisión en todos los tercios. Temperamental astado al que entendió perfectamente el diestro gaditano en una faena a más. Galván volvió a demostrar su personal tauromaquia con un valor sin alaracas ni aspavientos. Un joven torero que pisa terrenos donde los toros dan y fuerte, pero donde se pone en figura y llena la cartera de billetes. David Galván poco a poco, lo fue embebiendo en la pañosa y fue construyendo una labor de mucho mérito y capacidad. Las series al natural tuvieron mucho calado ofreciendo los vuelos para dar mayor profundidad y trazo al templado natural. David imprimió cadencia y ritmo al torear con la diestra, con un toro que fue a más y que todo lo quería con amplitud de terrenos y sin atosigamientos, algo que Galván por su propio ímpetu se dejó llevar y a punto, le cuesta un serio disgusto. En conjunto, una altísima labor que refrendó de espadazo. Dos orejas con fuerza.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar