postheadericon Galván y López Simón, por la puerta de San Marcos

 

19 copiar7

Luis Rivas. Fuente: andaluciainformacion.es  Imágenes: Eva Morales

Debutaban López Simón y la ganadería de Albarreal. A David Galván, le esperaba la afición, tras los sonoros triunfos de Algeciras y Estepona, el pasado sábado. El madrileño  López Simón, líder del escalafón y con cuatro salidas a hombros en Madrid, se enfrentaba a otro gallito. Rivalidad en el ruedo. Es necesario y el público lo agradece.

La torera plaza de la Isla cumplía 145 años de existencia y como sencillo homenaje se fusionaron el toreo hierático, sobrio, académico,  con la juventud y hambre de triunfo. Como telón de fondo el cante de Remedios Reyes, que contribuyó con su pellizco flamenco a elevar los sentimientos, alternando con los fenomenales sones de la banda de música, en un festejo  donde el molesto y malage aire, se convirtió en un protagonista inoportuno y peligroso, no sólo para los lidiadores sino para la taquilla.

El alegre y variado saludo capotero de David Galván en sus tres toros fue el preludio de una tarde triunfal. Su primero fue un animal que metía la cabeza y el torero con decisión tiró de él, ligando series con la diestra. Buen arranque de una actuación, donde al final sólo tuvo la nota discordante de que el de Albarreal se rajó.

15 copiar11   7 copiar10

David volvió a entusiasmar en su segundo, tercero de lidia de la tarde, con largas cambiadas y ramillete de bellas verónicas, rematadas con medias, rodilla en tierra. Bien picado por Esquivel, brindó a su compañero López Simón. El aire soplaba con fuerza y Galván se mostró reposado y firme, conectando con el público. Poco a poco fue hilvanando una faena de exposición, mostrando su buen momento, madurez y su toreo de corte clásico.

El quinto fue un toro que sacó mansedumbre como sus hermanos. Se movió algo en el capote, pero sacó genio en la muleta. Galván, elegante y seguro, sorteó impávido  arrancadas peligrosas. La quietud y plasticidad en los muletazos fueron jaleados por los aficionados. Lástima que, como su compañero, tuvo que torear al otro toro peligroso que era el viento de Levante.

 

FICHA DEL FESTEJO

–Ganadería– Seis  toros de Albarreal, sustituto de los anunciados del Vellosino. Desiguales de presentación, los dos últimos más cuajados. En general fue un encierro manso, excepto los dos primeros nobles y de buen juego, siendo aplaudidos.

–Espadas– David Galván de grana y oro. Dos orejas, oreja y dos orejas.             

                    López Simón, de celeste cielo, vuelta al ruedo tras aviso con leve petición, fuerte ovación tras aviso y dos orejas y rabo.


–Incidencias– Media plaza y buenas actuaciones de los banderillos. Se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria Víctor Barrios y el que fuera excelento banderillero isleño y asesor Félix García Lamela. Ocupando su lugar el matador de toros y director Escuela Rafael Ortega, Antonio Pérez. El fuerte aire, molestó durante toda la corrida.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar