postheadericon Cinco orejas paseó David Galván en la Feria del Carmen y la Sal

f620x0-62952 62970 0

EMILIO TRIGO. Fuente: Cultoro.com

Eolo presente en toda la tarde fue el elemento adverso de un cartel que congregó a más de media plaza. El local David Galván y el madrileño López Simón se veían las caras en un interesante mano a mano. Hacían el paseo mayor en duelo frente a un encierro de Albarreal.

Saltó el primer Albarreal al histórico coso de La Isla cuando el levante soplaba con toda su intensidad. Los engaños parecieran cometas de surf más que capotes o muletas. Galván no pudo por ello lancear a gusto al abreplaza aunque lo intentó a pies juntos. Toro dócil aunque no humillo mucho, tal vez por el poco dominio de los avisos.David después de cuidarlo en varas con una puya realizó una faena muy personal donde en cada muletazo ponía el alma. Se le vio enrazado y muy metido en su obra. Una faena por ambos pitones donde el natural tuvo más conjunción. Por la diestra el astado en el segundo muletazo de cada serie tiraba la cara arriba. Al final el buen toreo y la gran estocada le valieron dos meritorias orejas

Espoleado salió Galván en el tercero y recetó un par de ajustados afarolados de rodillas. En pie, meció el capote con suavidad dejando que las palmas de las manos llevarán al toro  en los vuelos del percal. Brindó a López Simón la faena. Había marcado el toro  tendencias a rajarse después de varas y lo hizo nada más iniciar la faena el diestro local. David, tuvo claro que con este era cuestión de actitud y así planteó su labor. Una faena sincera, olvidándose que estaba ante un toro que no quería embestir y que sólo deseaba irse de la plaza. Se abrigó dentro del tercio, en tablas y allí mismo, el 'cañaílla' le formó un 'guirigay' a base de testiculina. Enorme arrimón de Galván que incluso por momentos atropelló la razón y estuvo a merced de un susto. Estoconazo hasta arriba que arranca una oreja. Innegable la raza del joven diestro que vio toro donde no había.

El quinto humilló en todos los tercios y lució una embestida pastueña. La pena que esas buenas condiciones no estaban unidas a sus intenciones puesto que sólo quería abrigase en los terrenos de tablas. David brindó a sus paisanos el quinto.  Un Galván muy crecido y enfibrado ofreció una nueva dimensión en su torero. Al margen del toreo ligado y estético -que lo hubo- está faena se cimentó en la capacidad y firmeza. No vendió ni un muletazo, ni alardeó del valor seco que desprendió. Nada de eso. Todo lo que hizo fue con sincerad humildad delante de un oponente que sólo quería rajarse a la salida de cada muletazo. David persistente buscaba literalmente una y otra vez a su toro,  para sacar cositas estimables. Tuvo mucho mérito todo lo realizado ante el manso, incluso hasta atemperar el viento que a esas alturas soplaba como un huracán. Estocada en los medios y dos orejas.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Isla de San Fernando, Cádiz. Corrida de toros de la Feria del Carmen y la Sal. Seis toros de Albarreal. 

David Galván: dos orejas, oreja y dos orejas.

Alberto López Simón: vuelta tras petición tras aviso, ovación tras aviso y dos orejas y rabo.

Incidencias: La tarde fue amenizada por un grupo de cante flamenco. Saludaron Álvaro Núñez, Juan Sierra, Jesús Arruga y El Yeta

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar