postheadericon Galván: "En Madrid se me quedo algo por hacer. Hay que terminarlo"

‘Estoy bien de ánimo porque esto es algo que tienes asimilado. Sabes los riesgos que corres cuando te la juegas. Y más en Madrid‘, prosigue. Habla tranquilo, sin perder el control aunque bien quisiera ‘irme ya del hospital y volver al lío [sic] cuanto antes. Mi objetivo es la corrida del 2 de abril en Latacunga (Ecuador), pero mi alta y mi recuperación dependerán del resultado de esa resonancia‘.

Pero el percance no es, en absoluto, la principal preocupación de Galván. Sabe que se dejó media Puerta Grande abierta en Las Ventas tras cortar una oreja del toro que lidió: ‘Me jugaba todo. A largo plazo mi meta es ser figura, pero a corto plazo mi meta era el domingo. Viendo cómo están esos compañeros jóvenes mi necesidad era reivindicarme. Tenía que demostrar que quiero y puedo estar en ese grupo de toreros que han relanzado sus carreras. Iba a dar todo lo que tuviera yo y todo lo que me dejase el toro‘.

Recuerda, en un relato muy interesante, su obsesión por salir de la enfermería y cómo se impuso el sentido común de los doctores al examinar la gravedad del percance: ‘Yo les dije que iba a salir sí o sí. Que me hiciesen lo que fuera. Los doctores aceptaron de inicio con la condición de revisarme primero. Cuando vieron la cornada, con dos orificios, al explorarme comprobaron que era más grave de lo que creíamos. Literalmente me dijeron ‘David, esto es como si no tuvieras pierna. Al tercer apoyo ya no vas a poder caminar’. Imagínate cómo me quedé…‘.

‘Al menos me queda el consuelo de que mi objetivo sigue intacto‘. Sigue hablando de esa Puerta Grande a medio abrir en una tarde exitosa, como vivió su compañero Curro Díaz. La pregunta: ¿esto, tal y como está el toreo, dará frutos? ‘Pues no lo sé, porque he estado desconectado del exterior estas horas. De hecho, la primera llamada de medios ha sido la que me haces tú, Miguel. No sé si alguna empresa ha llamado a mis apoderados o no. Lo que sí sé es que lo que depende de mí, mi trabajo y mi mentalización, lo voy a hacer al 100%‘. Nos despedimos con el lógico emplazamiento a oportunidades más felices. Y su respuesta tiene todo el sentido del mundo: ‘Que hablemos pronto, sí. Se me quedó algo por hacer y hay que terminarlo‘.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar