postheadericon Madrid. David Galván solventó el compromiso con sinceridad, pero sin éxito.

Fuente: mundotoro.com

Se quedaron ahí los dos. A este lado de la Puerta Grande. Y los dos la pudieron abrir. Con un gran lote Iván Vicente, con un toro notable Rubén Pinar, ambos salen revalorizados de su paso estival por la plaza de toros de Las Ventas. Gavira volvió a echar toros de triunfo otro verano más en Madrid ¿Cuantos van ya? pero ninguno de ellos le tocó a David Galván que solventó el compromiso con sinceridad, pero sin éxito.

El tercero de la tarde, fue complicado. Manseó de salida, costó llegale al embroque en banderillas y marcó querencia en la muleta. Lo sujetó Galván, muy centrado y muy firme, se quedo muy quieto el torero transmitiendo mucha seguridad ante la embestida seca de un toro que nunca quiso romper de verdad.

En el sexto, muy lavado de cara, con poco pitón, flaco, apenas le echaron cuentas a Galván. Quizá salió el animal con el pitón partido por la mazorca sin desprenderse, o se lo partió en algún lance de la lidia. Su comportamiendo además fue molesto, protestando siempre. Y a pesar de la firmeza del gaditano, su labor tuvo poca trascendencia.


Plaza de toros de Las Ventas. Un tercio de entrada. Toros de Gavira, muy en tipo, con dos toros de gran calidad, primero y segundo. Dos remiendos de Carriquiri (4º y 5º), con calidad el cuarto, que manseó de salida, muy parado el quinto.
Iván Vicente, oreja y vuelta al ruedo
Rubén Pinar, vuelta al ruedo y ovación
David Galván, ovación tras dos avisos y silencio

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar