postheadericon Esperanzas de Galván

Inmaculada León. Fuente: burladero.com

Cuando a cualquier actividad cotidiana de la vida de uno falta la emoción y el sabor es agridulce, bueno más bien agrio, imagínense lo que pasa cuando esa chispa se ausenta, no existe, en un momento en el que un hombre intenta crear arte con una tela en las manos ante un animal, se supone que bravo. Pues pasa lo que pasa... nada, sin embargo en una tarde de bostezos se ha impuesto la torería de David Galván, que tiene clase, empaque y sabe torear, y es consciente de ello, porque sin material ha dejado un aroma a esperanza sobre el albero alcalareño, muy necesario en estos tiempos difíciles.

Ante su primero se gustó con ajustadas verónicas y protagonizó un estético quite por gaoneras, replicado por Pepe Moral. El gaditano, que brindó al público, siempre toreó para el soso animal, que echaba la cara arriba, ajustándose, seguro y templado. Hubo conjunción y pinceladas pero faltó chispa, la emoción a la que me he referido antes.

El sexto desarrolló más peligro y se palpaba la cornada, que afortunadamente no llegó. Con la muleta, embraguetado, lo intentó muy quieto por todos los medios y sobresalió su oficio y torería y algún muletazo aislado. Tras un arrimón de órdago, culminó su faena con manoletinas y recibió una fuerte ovación tras matar a la segunda.

galvan san miguel

Imágen: Julio Muñoz/EFE

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar