postheadericon DAVID GALVÁN Y UN TORO DE GALACHE, LO MÁS DESTACABLE EN SANGÜESA

galvan sanguesa

El diestro gaditano y Alberto López Simón se repartieron dos orejas, mientras que Oliva Soto se fue de vacío.

El diestro gaditano y Alberto López Simón se repartieron dos orejas, mientras que Oliva Soto se fue de vacío.

Ganado: Tres toros de Francisco Galache, primero, segundo y sexto, de encaste Vega Villar y otros tres de Salustiano Galache, de procedencia Urcola, bien presentados en conjunto, astifinos, de buen juego el primero y el segundo; el quinto fue aplaudido de salida.

Toreros: Oliva Soto (saludos y silencio), David Galván (oreja tras aviso y saludos tras aviso) y López Simón (oreja tras un aviso y palmas).

Presidencia: A cargo de Agustín Alonso de Mur, asesorado por Francisco Gómez y Agurtzane Jiménez, desempeñó su labor correctamente.

Incidencias: Tres cuartos de entrada en tarde muy agradable. David Galván y López Simón realizaron el paseíllo desmonterados.

Se anunciaba una corrida de Galache, con sus dos hierros: por un lado los toros Vega Villar y su característica pinta berrenda y por otro los de origen Urcola. En la arena, el juego de ambos encastes fue absolutamente distinto: buenos los berrendos, geniudos y desrrazados los Salustiano. 

Y como en toda encrucijada, hubo un punto exacto donde se encontraron los caminos: el gaditano David Galván muleteó firme y con clase a un noble y astifino toro de Galache que hacía segundo de nombre Gaditano. Resultó el momento más emotivo de la tarde: Galván toreaba con los vuelos de la muleta al toro berrendo, mientras la banda de Sangüesa se lucía con el pasodoble “Corazón Gitano”.

Los derechazos salían limpios, más aún los naturales. Cuando tocó atacar al toro, el matador de San Fernando optó por las trenzas de Ojeda. Los toros de Galache parecían reverdecer laureles. Galván ejecutaba una exhibición de actitud y quietud. Mostraba una proyección cuyo camino pasa por las grandes ferias. Ése camino que ya ha recorrido más de un torero desde la plaza de Sangüesa hasta la puerta grande de Las Ventas.

Tras un pinchazo cortó una oreja y otra que hubiese cortado en el quinto de no haber pinchado. Aunque ahí, la película fue de distinto género porque el toro no daba para lucirse.

Informacíón de Mariano Pascal para Diario de Navarra.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar