postheadericon Marbella. Galván estuvo sensacional, una tarde más

373

José Salguero Duarte. /Marbella/ Fuente: desdelcallejon.com

Con casi media entrada de público en los tendidos, se celebró la corrida anunciada con toros pertenecientes a la ganadería de Cayetano Muñoz bien presentados, bravos y nobles. Acusando algunos de ellos la elevada temperatura atmosférica existente. El primero de la tarde fue ovacionado y el 2º y 5º recibieron algunas palmas en el arrastre.

David Galván.-Tras sus compañeros de cartel haber cortado 2 y 1 oreja antes de que saliera por chiqueros su primero lidiado en tercer lugar y marcado con el número 9. No quiso dejarse ganar la pelea, una tarde más, estando sensacional. Porque lanceó a este ejemplar cargando la suerte siendo jaleado y aplaudido al finalizar las verónicas de recibo. Fue bien picado, cambiando el toro negativamente. En banderillas lidio bien Miguel Ángel Sánchez, enseñándole en los capotazos el toro a su matador. La faena de muleta se la brindó el de la Isla al Premio Nobel de Literatura Vargas Llosa. Y la comenzó doblándose con mucha torería, para después componer la figura en los muletazos que le enjaretó llevándoselo al tercio. Al fallarle las fuerzas al astado, anduvo muy torero e inteligente por ambos pitones toreándolo muy despacio, componiendo un bello pasaje de torería. El toro estaba exhausto y le tenía que insistir que debía embestir. Se pegó un arrimón metiéndose entre los pitones, jugándose la voltereta. Circulares invertidos. Bernadinas ajustadas de frente al toro llegando a los tendidos. Abaniqueo. El usía le mandó un recado mientras toreaba y posteriormente tras acabar con la res de una estocada le concedió las 2 orejas con mucha fuerza.

marbe1-08

Con el que cerró plaza, lo recibió con una larga cambiada. Formando después con los lances otra bulla en los tendidos. El astado en la suerte de varas derribó al caballo. Lo probó con un quite por chicuelinas con mucha pureza añeja torera. Álvaro Núñez lidió bien en banderillas. Miguel Ángel Sánchez se asomó al balcón de los sustos con los garapullos, siendo ovacionado. Y Rafael Limón se lo dejó llegar siendo apretado a la salida del par. La faena de muleta se la brindó Galván al maestro Jaime Ostos. Y la comenzó con garbo y buena estampa torera sacándolo a los medios para lucirlo lejos de las tablas. Lo toreó con empaque bajándole las manos ligando los muletazos, naturales y los de pecho, escuchándose durante la faena los ole y olés especiales y hasta “bien, torero, bien”. Exprimió al toro dejándolo bajo mínimos. Aviso, pinchazo y estocada. Oreja y petición de la segunda, la que no concedió el presidente a pesar de tener el pañuelo en la mano, porque el público estaba más pendiente de abandonar la plaza, para evitar las colas…

marbe2-08

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar