postheadericon David Galván, Diego Ventura y Vega salen a hombros en Fuengirola

galvan-fuengirola-hombros

 José Salguero Duarte  (Sábado, 12 de octubre 2013) Fuengirola (Málaga)

Con motivo de las fiestas en honor de la Virgen del Rosario, se celebró a partir de las 17,30 horas, en la plaza de toros de Fuengirola (Málaga), un festejo taurino mixto, en el que el rejoneador Diego Ventura con reses de Luis Terrón Díaz cortó dos orejas y dos orejas y un rabo. Por su parte, el matador Salvado Vega que sustituía a Jiménez Fortes cortó una oreja y dos orejas, y David Galván una oreja y dos orejas y rabo a reses de Benjumea (Núñez del Cuvillo). Bien presentaditas, de regular juego y justas de casta y de fuerza.

Como es habitual desde que el matador de toros David Galván calara en la afición, fueron numerosos los aficionados de la Isla, del Campo de Gibraltar y de otros lugares colindantes, los que se desplazaron hasta Fuengirola. Estando el diestro en todo momento con la actitud que en él es habitual jugándosela en ambos; pero, sobre todo, con el descastado sexto de la tarde, el que le pegó a Galván una voltereta espeluznante, haciéndolo girar en el aire casi un par de veces, empitonándolo posteriormente sin que llegara a calar al diestro, continuando la lidia sin mirarse. 

galvan-fuengirola-paseDavid Galván. “Galván se la jugó, una tarde más, con su valor y vergüenza torera”. En su primero lidiado en tercer lugar, lo recibió con tres afarolados de rodillas muy ajustados. Continuó lanceando al toro con el capote a la verónica ganándole terreno, siendo ovacionado. En el caballo el toro hizo mala pelea flojeando a la salida de la suerte, tardando la presidenta en cambiar el tercio a pesar de las protestas del respetable para que lo hiciera. Lo probó con media docenas de espaldinas a lo Miguel Mateo “Miguelín”, gustándose y gustando al público. La faena de muleta se la brindó al respetable y la comenzó en el centro del anillo con tres pases cambiados y otros derechazos, sin mover las zapatillas del albero, escuchándose los olés y las palmas con fuerza. Prosiguió con ambas manos sacando muletazos y naturales con mucha quietud y temple sometiendo al toro echando “la pata palante” con torería de la buena que atesora y que tanto ilusiona en cuantos festejos hace el paseíllo. Finalizó la faena con Bernardinas muy toreras y ajustadas. Perdió los máximos trofeos al finiquitar a la res con una gran estocada al cuarto intento. Oreja con mucha fuerza y leve petición de la segunda.

A su segundo lidiado en sexto lugar, lo recibió a pies juntos saliendo suelto el toro. Entró posteriormente al capote echando la cara y manos arriba con síntomas de mansedumbre y flojedad. En el caballo fue cogido por el picador que hacia guardia, y al quedarse debajo del peto y ante la imposibilidad de que la cuadrilla lo pudiera sacar, lo intentó Galván pegando el toro un arreón, sufriendo el diestro la voltereta citada anteriormente. La faena de muleta se la brindó a su compañero Salvador Vega. Y a pesar de que pocos vaticinában que le podría sacar al toro algún que otro muletazo. Lo fue haciendo con su raza, profesionalidad, oficio y casta inventándose una faena sin trampa alguna, porque se jugó la voltereta en diferentes fases de la faena muleteril. Tras una gran estocada, le fueron concedidas a petición del público con mucha fuerza, las dos orejas y un rabo.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar