postheadericon El Fandi y David Galván salen a hombros de la plaza de Marbella

puertagrandemarbella

David Galván triunfador artístico (dos orejas y dos vueltas al ruedo tras fuerte petición de la oreja del sexto, que no la concedió arbitraria y autoritariamente el presidente que fue abroncado).

Texto: José Salguero Duarte. Imágenes: Pepe Salguero y Juan Téllez.

Con menos de media entrada de público en los tendidos, se celebró el festejo anunciado cayéndose del cartel Manuel Díaz ‘El Cordobés’, siendo sustituido por David Galván, quien hizo el paseíllo junto a Juan Bautista y David Fandila ‘El Fandi’.

Se lidiaron reses de la ganadería de Manuel Blázquez de desigual juego y presentación; destacando tercero, cuarto y quinto que fueron aplaudidos, con mayor o menor intensidad, al ser arrastrado por las mulillas.

Las funciones de delgado gubernativo fue realizada por Gabriel Jiménez, siendo presidido el festejo por Juan Cintrano, el que hasta el sexto y último toro de la tarde pasó desapercibido, realizando su función muy bien. Pero no sé de qué escuela presidencialista de plazas de toros es o pertenece, porque actuó arbitrariamente al no conceder la oreja del sexto de la tarde a David Galván, pedida mayoritariamente por el respetable. Negándola gesticulando con la cabeza de derecha a izquierda y viceversa en repetidas ocasiones.

Y como no es lo mismo un bizcocho que ocho bizcos, debe ponerse señor presidente, las gafas graduadas de ver, las de cerca de distancias cortas, porque a continuación escribo lo que figura en el apartado 2b del artículo 59 del Reglamento Taurino de Andalucía, acerca de la concesión de la primera oreja, que dice concreta y taxativamente, ni más ni menos, lo siguiente:

“La concesión de la primera oreja se realizará por la Presidencia, a petición mayoritaria del público mediante la tradicional exhibición de pañuelos blancos o elementos similares”.

En estos momentos, se me ha venido a la memoria, don Juan Cintrano, que hace unos años me encontraba presenciado un festejo en una plaza de tercera turística, y el presidente le negó como usted la primera oreja a un diestro. Pero como hasta cuando el toro estaba ya en el desolladero, la gente proseguía pidiendo la oreja, entre ellos, el alcalde de la localidad. Al percatarse el presidente que su alcalde le solicitaba la oreja, intentó cortarse la suya con una enorme ‘Cheli’ (navaja) de Albacete que se sacó del bolsillo. Pero, ¡menos mal!, que el asesor veterinario estuvo ágil y lo agarró por el brazo evitando que se la cortara, diciéndole: ‘Ni se te ocurra, porque si te cortas la oreja, cuando te pongas las gafas, te van a tener que poner una alcayata para sujetarte la patilla de las gafas’.

Como es evidente, señor presidente Cintrano, que usted tiene dos buenas orejas y no necesita alcayatas para sujetarse las gafas. No tengo la menor duda, que habrá oído nítidamente, los muchos improperios y demás palabras malsonantes que le gritaron los espectadores desde los tendidos, al no haber concedido el referido apéndice a David Galván.

galvanprimero

David Galván.- Al tercero número 26 de nombre ‘Juguetero’ de diciembre de 2008. Lo lanceó suave rematando con media retorciendo las muñecas. Tras el puyazo lo probó con un quite por chicuelitas sintiéndose torero, bajándole las manos con un remate de gran calado artístico. La faena de muleta se la brindó al público. Y una tarde más, Galván, ofreció una magistral lección de toreo del bueno con quietud, temple y garbo. Gritos de torero al vibrar el público con su gran clase y arte. Estocada, dos orejas con mucha fuerza.

galvansegundo

David Galván.- Al sexto de la tarde de nombre ‘Marcado’, lo lanceó con el capote pero no colaboró el toro. En banderillas lidió Salvador Jiménez, perdiendo pie en la cara del toro, estando a punto de sufrir un grave percance, pero las cuadrillas lo socorrieron rápidamente. La faena de muleta se la brindó en el tercio a Pepe L. Román (hijo). Y en este toro se inventó la faena, estando enorme con despaciosidad y gran hondura con el duende que atesora. Se pegó un arrimón y fue empitonado continuando muy cerca de la cara del astado, transmitiendo miedo a los tendidos, al que levantó en varias ocasiones de los asientos. Estocada al tercer intento. Fuerte y mayoritaria petición de la oreja que no fue concedida por el presidente, dando dos vueltas al ruedo, saliendo a hombros de la plaza. Bronca a la presidencia.

Los aficionados a la salida del coso hablaban de las faenas de Galván. No teniendo la menor duda, que si la suerte le acompaña, Galván, está llamado a ocupar un lugar importante del escalafón de matadores de toros, porque es de los jóvenes valores que torea por derecho.

Imágenes de la actuación de David

q  r  s

t  u  v

w  x  y

z

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar