postheadericon David Galván despedido de la plaza de Marbella con gritos de ¡Torero, Torero!

galvanmarbellajunio2013

José Salguero Duarte (Marbella)

Se lidiaron toros de Buenavista bien presentados, bravos y nobles dando buen juego. A David Galván le tocó los más flojos del festejo. Los cuatro toros restantes recibieron palmas en el arrastre. Tengo que destacar, que la corrida lidiada esta tarde en Marbella, la podían haber lidiado en cualquier plaza de segunda categoría. Así que, enhorabuena a la empresa y a la ganadera, porque fue un muy buen encierro.

Otra tarde más, el excelentísimo señor don Manuel Ávila se erigió en protagonista. Y si estaba en su pleno derecho, acorde a lo reglamentado, de no concederle la segunda oreja a David Galván en el tercero de la tarde. Se saltó el reglamento por el arco de su triunfo al negarle la primera oreja en el sexto de la tarde, pedida por mayoría absoluta por el respetable, imposibilitando que el joven espada saliera a hombros del coso. Por tal arbitrariedad, recibió el presidente sendas broncas.

galvanmarbellajunio2013-2David Galván, su primero lidiado en tercer lugar salió de los chuiqueros con mucho brío desarmando un burladero y rematando en otro con gran fiereza saliendo descoordinado y flojeando. Galván lo lanceó a la verónica y lo puso al caballo por chicuelitas al paso, empelándose el toro en el largo puyazo. Con la muleta estuvo enorme y muy variado ante el excelente ejemplar que se quería comer la muleta pero no tenía la fuerza suficiente al blandear para desplazar armónicamente su contenido y continente. Lo finiquitó de una gran estocada rodando el toro, siéndole concedida una oreja con fuerte partición de la segunda que no concedió el presidente, siendo abroncado el usía. Con el que cerró plaza nada le pudo hacer con el capote al flojear. Con la muleta estuvo en torero profesional exprimiendo al toro con empaque y su habitual señorío en la plaza, pero el toro no tenía la chispa acorde al toreo que le instrumentó el diestro. Tras pinchazo y estocada tardó en doblar el de Buenavista. Siéndole pedida la oreja con gran fuerza pero el usía no la concedió. Siendo despedido Galván de la plaza con gritos de ¡Torero ,Torero! Y el usía con descalificativos varios.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar