postheadericon David Galván y Caro Gil salen a hombros en Ubrique

Galván realiza dos meritorias faenas para aficionados entendidos Caro Gil fue el máximo triunfador con el mejor lote José Luis Torres corta una oreja a su primero.

hombros-ubrique 

salguero-25

 

José Salguero Duarte / Fotos: J. Salguero y Juan Téllez | Crítico taurino

 

 

Incidencias

Se celebró la tradicional Corrida de la Piel de Ubrique, en la que se lidiaron reses de Ana Romero, de regular presentación y juego. El cuarto fue devuelto a los corrales por inválido. Primero, segundo y quinto recibieron algunas palmas en el arrastre. El peor y más exigente lote le tocó en suerte a David Galván. La plaza registró más de un tercio de público en los tendidos. David Galván brindó el sexto toro de la tarde a Juan Téllez. Galván al hacer la suerte suprema fue prendido feamente por el toro y a punto estuvo de herirle, pero el diestro ni se miró.

Tanto Caro Gil como David Galván salieron a hombros del coso.

David Galván, a su primero lidiado en tercer lugar marcado con el número 53, de salida embistió con mucho brío pero algo descoordinado, no permitiéndole que se estirara a la verónica. Lo puso al caballo flojeando, teniendo el toro unas enormes pezuñas. Podría haberle hecho la ganadera la manicura, porque se dolía al trotar arrastrando además a veces los cuartos traseros, posiblemente porque las tenía blandas como consecuencias de las lluvias caídas. En banderillas lidió muy bien Salvador Jiménez y estuvieron acertados con los garapullos tanto Álvaro Núñez como Rafael Limón.

La faena se la brindó el diestro de la Isla de San Fernando al respetable. Y ante lo que tenía delante le hizo la faena que requería el toro, cuidándolo en todo momento dándole ventajas y el sitio que requería. Sacándole una faena interesante para aficionados entendidos. Tras estoquearlo hasta la empuñadura, le concedieron una meritoria oreja, teniendo petición de la segunda que no concedió la presidenta. ¡Lástima!, porque ella no entendió la faena pero su asesor taurino tampoco.

Cerró plaza con el marcado con el número 94 al que recibió muy toreramente flexionando las rodillas en cada lance, para posteriormente estirarse a la verónica siendo jaleado y aplaudido cuando remató a una mano. Le pegaron un puyazo y en el centro del anillo lo probó con un quite de chicuelitas ajustadas, bajando las manos y retorciendo las muñecas. En banderillas el de Ana Romero apretó hacia los adentros.

Brindó la faena de muleta a nuestro compañero Juan Téllez. Y la comenzó doblándose con torería con el de Ana Romero, para después irle ganando terrenos hasta llevarlo con buenos muletazos a los medios. Ya en los medios le enjaretó una tanda ligando cada muletazo, sonando la música y siendo aplaudido, porque era otra forma la de Galván de ser y entender el toreo. Se distanciaba y le daba aire y sitio en varias buenas tandas posteriores. Lo toreó a continuación por naturales con maestría y desmayo, embarcándolo con temple y mando, escuchándose olés profundos, quedándose muy quieto ante los parones del toro a medio pase.

El de Ana Romero era exigente y Galván lo entendió a la perfección, pegándose un arrimón y terminando la faena doblándose con mucho arte escuchándose olés maestrantes. Al entrar a matar lo prendió feamente y a punto estuvo Galván de sufrir un serio percance, pero como es habitual en este joven diestro ni se inmutó. Tras estoquearlo al tercer intento, le concedieron una meritoria oreja. Saliendo a hombros de la plaza.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar